Si existe un tema relacionado con la salud íntima que es foco de falsos mitos, este es la sequedad vulvovaginal. Seguro que has oído miles de veces frases como “la sequedad íntima llega con la menopausia” o “la sequedad vulvovaginal no tiene tratamiento”. Todo falso, chicas.

Con el objetivo de derribar estos falsos mitos y ofrecer información de calidad, Jennifer Verhelle, Brand Director de nuestra marca, ha estado charlando con la Dra. Marimer Pérez, ginecóloga y obstetra, y la revista Objetivo Bienestar. ¡No te pierdas la entrevista completa!

La sequedad vulvovaginal no entiende de edad

Como habrás visto en la entrevista, se estima que el 75% de mujeres sufrirán sequedad íntima en uno o varios momentos de su vida. ¿Y a qué nos referimos con sequedad íntima? Pues a una disminución del flujo vaginal y una falta de hidratación que provoca síntomas molestos como picor, escozor e inflamación en la zona vulvovaginal, pudiendo ocasionar también dolor en las relaciones sexuales.

Estos datos refuerzan lo que comenta la Dra. Marimer Pérez en la entrevista: la sequedad vulvovaginal no solo afecta a mujeres en edad menopáusica, sino que puede aparecer en diferentes etapas de nuestras vidas debido a causas biológicas como la amenorrea o procesos fisiológicos como la lactancia, el puerperio o la menopausia, pero también por causas externas como el estrés, la toma de determinados medicamentos, el uso de salvaslips, la toma de la píldora anticonceptiva, malos hábitos de higiene íntima, entre otros.

Tratamientos para la sequedad vulvovaginal

En la entrevista, Jennifer Verhelle ha afirmado que “Todavía hay mucha gente que confunde los lubricantes con los hidratantes, y los utilizan indistintamente pensando que son lo mismo, pero no es así”. Para poder tratar la sequedad vulvovaginal es importante seguir una correcta rutina Intim Care que incluya el uso diario de una adecuada higiene íntima para la zona vulvar ya que la vagina cuenta con su propio sistema de autolavado, y el uso de y de jabones a nivel interno puede agravar la sequedad, además de dar paso a otro tipo de problemas. El uso de un hidratante para la zona genital externa también debería ser diario y, en cao de tener relaciones sexuales, utilizar siempre un lubricante de base acuosa.