La sexualidad femenina ha sido, durante mucho tiempo, un tema rodeado de tabúes y mitos. La falta de información precisa ha sido quizá, una de las brechas que han contribuido a ideas erróneas y a la creación de tema tabú y vergonzoso en torno al placer de las mujeres. Y si hoy, ¿rompemos todos esos esquemas?  

En este artículo, vamos a sumergirnos en el mundo del placer femenino, hablamos de mitos y realidades, y proporcionamos consejos para que todas nos conozcamos cada vez más.  

La sexualidad femenina sigue siendo un tema tabú 

Pasan los años, y aún seguimos en este debate de por qué la sexualidad femenina es un tema tabú, al contrario de la sexualidad masculina. A lo largo de la historia, las sociedades han impuesto normas y expectativas que han llevado a la creación de un silencio o tema de conversación secreto, sobre la sexualidad de las mujeres.  

Romper con este tabú es esencial para promover la salud sexual y el bienestar emocional de las mujeres. Y es que, ¿por qué debemos sentir vergüenza de pensar o hablar de nuestra sexualidad?  

A pesar de que en los últimos años se ha vuelto más común abordar el tema de la sexualidad femenina, aún persiste como un tabú más arraigado de lo que podríamos pensar. 

Hablemos de mitos 

Hemos leído y escuchado muchas cosas pero, ¿sabemos lo que es real y lo que es mito? Solo una mujer sabrá exactamente cómo funciona su cuerpo y sus deseos. Generalizar, es otro de los problemas de la falta de información. Aquí, algunos de los mitos más comunes sobre la sexualidad de la mujer. 

  • Las mujeres son sexualmente menos activas: desmitificar esto es prioridad. Decir que las mujeres tienen menos deseo sexual que los hombres, es solo una manera de aumentar ideas preconcebidas. Esto, depende directamente de cada persona y del momento vital en que se encuentre.  
  • Las mujeres no se masturban: aunque este mito cada vez está menos presente, sigue existiendo de manera sutil. Como el punto anterior, depende de cada persona.  
  • Todas las mujeres pueden tener orgasmos con la penetración: en el clítoris está la mayoría de las terminaciones nerviosas, por esto, es a través del clítoris como se consigue el orgasmo. Aunque, debemos resaltar que como cada mujer es diferente, algunas son más sensibles y perciben la estimulación del clítoris de manera indirecta, a través de la penetración.  
  • Las mujeres embarazadas o con menopausia no pueden tener sexo: es importante señalar que, no está prohibido en ninguno de los dos casos tener relaciones sexuales. Aquí, el punto es que toda mujer dependiendo de sus momentos vitales tienen menos deseo que en otras ocasiones. Cada mujer es un mundo y aunque tenga menopausia o esté embarazada, la clave es conocernos y saber qué deseamos en esos momentos. Y si tienes cualquier duda, te recomendamos consultarla con tu ginecólogo/a. 
  • La libido femenina disminuye con la edad: los niveles hormonales sí cambian con la edad, pero la libido femenina (respuesta a la atracción sexual) está influenciada por diferentes factores, tales como la salud general, conexión emocional y bienestar mental.  

Conocerte es disfrutarte, ¡el doble!  

Conocer el cuerpo es esencial para disfrutar de las relaciones sexuales. ¿Sabías que las zonas íntimas no son las únicas zonas erógenas femeninas? Según un estudio social en un artículo de El Confidencial, en el top diez tenemos: el clítoris, vagina, labios, cuello, pechos, pezones, la parte interna de los muslos, la nuca, las orejas, y las nalgas.    

Destacando nuevamente, que estos son estudios subjetivos pero cada mujer es distinta, por lo que una buena comunicación con tu pareja es la forma más efectiva de hacerle saber lo que te gusta y lo que no.  

Otros consejos 

Estos consejos serán tu mejor guía para poder tener una vida sexual satisfactoria.  

  • Comunícate: como antes mencionamos, comunicarte es la mejor opción para que no juegues con tu pareja al juego de las adivinanzas, y ambos acabéis frustrados. Hablar es sinónimo de satisfacción.  
  • Autoexploración: conoce lo que te gusta y lo que no. Incluso, disfruta de tu sexualidad por tí misma.  
  • Lubricante y juegos: también tenemos que dejar a un lado los tabús con los juegos sexuales y lubricantes. Si te gusta disfrutar y probar cosas nuevas, o tienes sequedad vaginal, no te preocupes en utilizar juegos sexuales y lubricante. Esto debe ser divertido y sobre todo, debes cuidar de ti.  

Para resumir, hablar sobre la sexualidad femenina es abrir una puerta a un tema que, aunque hemos empezado a discutir más abiertamente, sigue siendo un terreno lleno de mitos y tabús que necesitamos eliminar. Romper con esas ideas preconcebidas y simplemente hablar, explorar y conocernos honestamente, nos acerca a entender mejor y respetar la diversidad de experiencias sexuales de las mujeres. ¡Es hora de seguir derribando barreras! 

 

Fuentes: 

https://www.psicopartner.com/mitos-de-la-sexualidad-femenina/ 

https://www.ividona.es/blog/salud-sexual/libido-consejos-aumentarla/#:~:text=Como%20comportamiento%2C%20la%20libido%20es,en%20el%20sistema%20nervioso%20central. 

https://www.elconfidencial.com/alma-corazon-vida/2013-09-22/el-mejor-mapa-de-las-zonas-erogenas-segun-la-neurociencia_27771/ 

https://flo.health/es/tu-ciclo/sexo/placer/como-tener-el-orgasmo-vaginal 

https://www.dexeus.com/blog/sexualidad-y-pareja/placer-femenino-y-masculino-sabes-cuales-son-las-zonas-mas-erogenas/