Incidencia del cáncer en mujeres en España

¿Sabías que el cáncer de mama representa un 30% de los tumores en la mujer? Los datos de la Sociedad Española de Oncología Médica de 2020 indican que 1 de cada 8 mujeres en España, desarrollará un cáncer de mama a lo largo de su vida. Esto supone que se diagnostiquen alrededor de 33.000 casos al año en nuestro país.

Sin embargo, hay otros cánceres ginecológicos de los que debemos tener conciencia, como el de ovario que representa un 3% de los tumores de la mujer y la cifra va en aumento, o el cáncer de endometrio con más de 6.900 casos diagnosticados al año.

Preocupaciones de la mujer ante un tratamiento de quimio o radioterapia

Las preocupaciones que tiene la mujer una vez es diagnosticada y tratada de un cáncer son varias. Por supuesto hay una preocupación relacionada con el impacto físico y las secuelas emocionales que la enfermedad y el tratamiento pueden ocasionar, también hay una preocupación por cómo el cáncer puede afectar a su fertilidad y, por último, hay un impacto sobre el ámbito ginecológico y sobre su vida sexual. Por este motivo es muy importante fomentar el cuidado de la salud ginecológica de la paciente oncológica porque sabemos que va a afectar de manera directa en su estado de ánimo, su autoestima y su calidad de vida.

Cuidado de la salud ginecológica en una paciente oncológica

Los tratamientos oncológicos tienen importantes efectos secundarios sobre las mucosas y, concretamente, sobre la mucosa del aparato genital femenino.

Las células más afectadas por el efecto citotóxico de la quimioterapia son aquellas que comparten características con las células tumorales, por su rápida multiplicación: como son las de los folículos pilosos, de la médula ósea, el tubo digestivo y el sistema reproductor femenino. Esto hace que los efectos secundarios de un tratamiento de quimioterapia sean muy notables en la salud íntima de la mujer.

Los procesos oncológicos conllevan una disminución de los niveles de estrógenos. Este descenso tiene consecuencias físicas y anímicas ya que va a provocar una atrofia vulvovaginal, también conocido como SGM: Síndrome Genitourinario de la Menopausia, que tendrá los siguientes síntomas:

  • Sequedad vaginal que provocará picor, prurito o sangrado.
  • Disminución de la lubricación con las relaciones sexuales pudiendo provocar dispareunia, es decir, dolor en las relaciones sexuales.
  • Disminución de la libido o del deseo sexual.
  • Sangrado postcoital.
  • Urgencia y mayor frecuencia urinaria.

Rutina de cuidado íntimo en una paciente oncológica

Si estás buscando soluciones que te ayudan a combatir todos estos síntomas o eres profesional de la salud y quieres ayudar a tus pacientes oncológicas, compartimos contigo una rutina Intim Care para aumentar su bienestar.

En los cuidados de uso diario, te recomendamos

  • Utilizar una higiene íntima específica que tenga una textura emoliente. Te recomendamos el uso de Lubripiù Higiene Íntima ya que es una Oleo Leche indicada para casos de sequedad profunda. Su fórmula con ácido hialurónico de alto peso molecular y activos calmantes de origen natural tiene una acción lubrificante e hidratante que restaura el confort, además de limpiar delicadamente las mucosas íntimas, manteniéndolas suaves y lubrificadas.
  • Hidratar a diario la zona vulvar con Lubripiù Crema Intima. Te ayudará a combatir la sequedad de los genitales externos gracias a su acción protectora, hidratante y calmante.
  • Utilizar nuestro lubricante Mucus siempre que tengas relaciones sexuales. Mucus es un lubricante de base acuosa que imita el moco cervical de la mujer, gracias a su composición a base de ácido hialurónico y ácido láctico. Facilitará las relaciones sexuales que pueden provocar dolor debido a la sequedad. Además, no altera la integridad del preservativo.

En los cuidados alternos, te recomendamos utilizar los óvulos Lubripiù en días alternos. Estos óvulos te ayudarán a contrarrestar la sequedad vaginal gracias a su acción lubricante, hidratante y calmante ya que contienen ácido hialurónico y un 96,6% de aceites emolientes que forman una película lubricante-protectora que protege la mucosa vaginal y contribuye a mantener el estado de hidratación fisiológico. Repite el proceso cada mes.

Por último, para reforzar la microbiota vaginal como prevención, te recomendamos el uso de los Óvulos Prebiotic, utilizando un óvulo al día durante 10 días.