Los diferentes usos de los lubricantes

Cumlaude Lab |

Por qué utilizar lubricante en tus relaciones sexuales

Son muchos los beneficios de usar lubricantes en las relaciones sexuales. Sin embargo, a veces no se utilizan por desconocer cómo pueden resultar de ayuda ante distintas situaciones.
 
Por eso conviene conocer los diferentes usos de los lubricantes y recurrir a ellos siempre que se desee.
 
Entre los más frecuentes, destacan los siguientes:

  • Combatir la sequedad vaginal. Los cambios hormonales durante el ciclo menstrual, el embarazo o la menopausia pueden reducir la capacidad de lubricación natural en la mujer. También, si se están tomando ciertos medicamentos o se está atravesando por un periodo de mucho estrés.

En cualquiera de estos casos, el uso de un lubricante íntimo aliviará la sequedad vaginal y evitará las molestias que esta puede causar en las relaciones sexuales.

  • Retomar el sexo después del parto. Una vez superada la cuarentena, si no hay ninguna contraindicación médica, se puede recuperar la vida sexual con normalidad.

No obstante, la falta de lubricación por las alteraciones hormonales tras el parto y durante la lactancia, la baja libido, el cansancio de los primeros días como mamá y el miedo a que el sexo después del embarazo pueda doler, entre otros factores, suelen jugar en contra a la hora de retomar las relaciones íntimas y llegar a disfrutarlas.

Así pues, el lubricante se convierte en el mejor aliado para esos primeros encuentros tras la llegada del bebé.

  • Proteger las partes íntimas. Al reducir la fricción, los geles lubricantes evitan lesiones por rozamiento tanto en la vagina – los cuales pueden dar lugar a problemas ginecológicos – como en el pene. 
  • Mejorar las relaciones sexuales. Más allá de garantizar el bienestar íntimo de las mujeres, los geles lubricantes también se pueden utilizar para incrementar el placer del sexo.

Esto se debe a que, al proporcionar un mayor confort, invitan a probar nuevas prácticas o a alargar la duración de las relaciones íntimas.

  • Intensificar el coito. Entre los productos para incrementar el placer sexual, podemos encontrar geles lubricantes con efecto calor.

Estos son especialmente interesantes si se quiere experimentar una mayor intensidad en las relaciones, ya que activan la microcirculación de la zona íntima para potenciar su sensibilidad.

Así pues, estos productos para el cuidado íntimo sirven para mucho más que combatir la sequedad vaginal.

Eso sí, a la hora de elegir el mejor lubricante, es fundamental comprobar que esté dermatológica y ginecológicamente testado y no contenga colorantes, parabenos o alérgenos. Además, para que el uso sea el más cómodo y efectivo, es importante que la filancia sea similar a la de las secreciones vaginales fisiológicas, que sea de base acuosa y que no deje manchas ni residuos.

Asimismo, hay que asegurarse de que no altere la integridad del preservativo y que, preferiblemente, no incluya espermicidas.