¿Sabías que la vulvovaginitis, o inflamación de la zona genital femenina, es el problema ginecológico más frecuente en niñas prepuberales? Esto ocurre porque, en muchas ocasiones, los hábitos de higiene no se han adquirido de manera correcta y el aparato genital femenino necesita unos cuidados específicos al ser una zona poco ventilada y susceptible a sufrir infracciones.

Como padres y madres, mientras las niñas llevan pañal, damos mucha importancia a los cuidados de la zona íntima, básicamente por prudencia, miedo y desconocimiento. Utilizamos toallitas húmedas, hipoalergénicas y sin ningún tipo de fragancia para limpiar la zona; agua y jabones específicos para respetar la flora bacteriana y evitar que la zona se reseque; no frotamos los genitales jamás, secamos con suaves toquecitos… ¡Y un sinfín de detalles más! Sin embargo, cuando el pañal desaparece y las más pequeñas empiezan a aprender a ir solas al baño, tendemos a despreocuparnos sin ser realmente conscientes de que los hábitos se hayan adquirido correctamente.

Hábitos de higiene íntima

El primer consejo es básico, seguro que lo has escuchado mil veces, pero puede que tú hija no lo esté haciendo correctamente. ¡Atentx! La limpieza siempre debe ser de adelante hacia atrás para evitar que restos de las deposiciones lleguen a la vulva y puedan provocar infecciones.

¿El segundo consejo? ¡Aquí va! Para secarse la vulva después de hacer pipí es importante utilizar papel higiénico (no toallitas) para evitar que la zona quede húmeda, previniendo así los hongos. En relación con este punto también, es importante que la posición para hacer pipí sea con las rodillas abiertas para que la orina caiga directamente al wáter evitando que los genitales se mojen y después queden húmedos.

Otro consejo interesante para el momento de la ducha es la importancia de utilizar productos que tengan una formulación de pH neutro, SOAP free y que estén testados dermatológicamente para reducir la hipersensibilidad cutánea y las dermatitis de contacto. Nuestra recomendación es el uso de la Higiene Íntima Pediatrics, una higiene íntima dermoprotectora con efecto anti-rascado, que está enriquecida con extracto de malva, de peonía, de caléndula y de tilo, que le confieren unas propiedades calmantes, suavizantes, refrescantes y emolientes que ayudan a aliviar el típico síntoma de “¡mamá, me pica!”.

La ropa interior también es crucial para tener una buena salud íntima. Las niñas deben utilizar braguitas 100% de algodón y cambiarlas a diario. Además, de la misma manera que presentamos atención al producto con el que lavamos los genitales, es importante prestar atención al jabón que se utiliza para lavar su ropa interior. Recomendamos el uso de suavizante delicado o de seda para no alterar la microflora genital.

Sobre la Higiene Íntima Pediatrics

Si estás interesadx en nuestra Higiene Íntima Pediatrics para tratar alguna inflamación, picazón, enrojecimiento o quemazón de la zona genital externa de tu hija pequeña o adolescente, debes saber que se puede utilizar 1-2 veces al día como higiene íntima diaria o según necesidad en periodos de mayor molestia.